Visitantes cósmicos de buena voluntad,sean bienvenidos a este lugarcito que albergará poemas, pinturas y toditas cosas que habitan mi alma...


jueves, 19 de enero de 2012

¡Mozo: un café!



El café, el mate, y el té (no tanto, pero a veces)... ¡Ah! las infusiones, con sus aromas, sus matrices de recuerdos y ensueños, el tiempo de beber, de sorber, mientras se piensa, se ama, se recuerda...Bares que nos ven y nos han visto, solitarios, acompañados, disfrutar largamente de un pequeño pocillo, la mirada perdida o encontrada con la de otro, el cigarrillo cuando la ciudad no estaba "libre de humo", la libreta de apuntes,- infaltable -, la birome correspondiente, o a falta de pan, una servilleta...
¡Cuánta letra, cuánta palabra derramada en sus mesas! O en las mesas caseras que nos soportan la vida...
¡Cuántos grandes poetas han honrado las infusiones en sus palabras mágicas!

Estos son cafés y mates personales...Más adelante otros cafés, mates y tés de plumas más sabias honrarán debidamente estos pinceles verdes (continuará)




toma el café-
y la pata del perro
con la otra mano

Mirando al Uritorco,
un café con budín
por cuatro pesos


mesas de café-

la paloma otea el cielo
desde la silla



tomando mate...
la luz en la ventana
se ha vuelto noche




LA INGENIERÍA DE LA HERIDA


Se va, se me va yendo
la ingeniería de la herida, el manoseo
la canción del barco que se pierde
se pierde, se va yendo...


Algo raro me ocurre:
es persistencia de una hondonada audaz
de un asteroide
de alguna cosa salida de los mates
mientras el hueso de mi perra late sobre el piso
la flor de la cortina del baño
el agua
la planta
la mirada de un pájaro
mi birome y los dedos
la pava roja
la yerba...

La hora de los tiernos ruidos
entrecasa
paraíso perdido
infierno roto
intriguitas del mundo.
Hoy hace frío
ayer hubo calor
y qué con eso...
Lento aceptar del tiempo que sucede
Premonición de mate
inconvenientemente derramado
sobre la solemnidad de la poesía

***

Esta mancha de mate
sobre un poema llamado “los recuerdos”...

¿hace falta que te diga, que te explique
que el mate echa verde
sobre la melancolía?

¿hace falta que te diga
que esa mancha
es como reírse de viejas cosas inútiles?

Mojado quedó ahora
enverdecido
el marasmo gris de un poema ajeno

Por un minuto el dolor manchado de yerba

C.Bakún

6 comentarios:

  1. Hermosa entrada, Claudia.
    ¡Cuánta poesía!
    Con ese homenaje, merecido, al café amigo; al mate más que amigo, cómplice...
    Gracias. Lo he disfrutado mucho. Me reconozco en sus palabras.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué tierno, Claudia! A ver si alguna vez podemos compartir un café (o un mate, pero me tienes que enseñar a tomarlo ;-)

    Un abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
  3. Mil gracias Juan Carlos y Toñi!!! con ambos compartiría gustosa un café o un mate o ambos, y no dudes, Toñi: acá se te enseña enseguida! sólo que el mate en general no suele gustar las primeras veces (a mí de chica no me apetecía para nada, y ahora...ya ves! Dicen algunos que el que toma mate es porque ya creció ¿será como un rito iniciático?
    Bueno, gracias amigos! y mil abrazos

    ResponderEliminar
  4. tomando mate...
    la luz en la ventana
    se ha vuelto noche

    Elegí este haiku. Me hizo sonreír este:

    toma el café-
    y la pata del perro
    con la otra mano

    ¡Los haikus son atrapantes, pero muy difíciles! La sencillez aparente del haiku me hace quererlos más.

    Felicitaciones por tu blog.

    ResponderEliminar
  5. Releyendo mis haikus, leí tu comentario de hace un tiempito y me vine a visitarte. Me encantaron estos haikus.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mil gracias Marta y perdón por la gran demora en responder!!!! He estado muy ausente de mi blog! espero ponerme al día.Te mando un abrazo, y prometo empezar a ver tus haikus!

      Eliminar