Visitantes cósmicos de buena voluntad,sean bienvenidos a este lugarcito que albergará poemas, pinturas y toditas cosas que habitan mi alma...


sábado, 18 de junio de 2011

Joaquín O. Gianuzzi: El sapo





Al pie del agua de un verde inmóvil

había un sapo que dulcemente ví

hace tiempo, en un verano,

y su forma contenía un posible mundo

desconocido,

quizás semejante

a los vastos cielos de diciembre.

Pero el cielo mismo no se comprende en

absoluto.

Estaba allí, reposado en la placidez

de su propia y espesa materia palpitante,

sensato como todas las cosas

que desde su centro aguardan

la disolución de sí mismas.

Me detuve y logré

alcanzar sus ojos con los míos

y pensé que, sin duda,

la perplejidad de ser estaba superada.

Consideré inútil otro

conocimiento. El sapo alcanzaba

una región más vasta,

no extraña precisamente sino

ajena, una manera

de sobrevivir lo exactamente necesario.

Precipitado, aventurado a la existencia,

como un sapo simplemente, más allá

de la belleza

que da paz y enloquece a los hombres

el único significado de todo eso

era la tranquila complacencia

de la húmeda piel verdosa,

vistiendo a un dios obstinado

en la razón secreta de sí mismo.

Me inundó un colmado sosiego

y desmentí

la náusea y la muchedumbre de sabios

que desde Thales de Mileto

inclinan hacia el error

el tumulto precipitado

bajo la frente.

Ante esa vana fatiga

permanecía idéntico a sí mismo

e infatigable además

el sapo que dulcemente ví

hace tiempo, en un verano.




(tomado de Joaquín O. Gianuzzi, Teólogo en la ventana y otros poemas, Centro Editor de América Latina, 1988, colección "Los grandes poetas")


Joaquín O. Gianuzzi: Buenos Aires, 1924- 2004
http://edant.clarin.com/diario/2004/01/27/s-03015.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario