Visitantes cósmicos de buena voluntad,sean bienvenidos a este lugarcito que albergará poemas, pinturas y toditas cosas que habitan mi alma...


sábado, 14 de marzo de 2020

Y qué hay del miedo


Y qué hay del miedo
le susurró al oído
y qué hay del miedo?
nada
nada que sea menos
que un ramo de jazmines
que tu mano y la mía
que esperarnos
si el tiempo alcanza a amarnos
qué consuelo
si el tiempo nos abraza
qué cálida pradera de guitarras
qué puñado de gozo bien plantado
qué angustia de puñal
y qué intemperie
nos clava a la esperanza todavía
de que atrás nos contenga…
nada del miedo
nada
el vidrio se rompió
 y no hay paracaídas
habrá que empezar a aletear en la brisa
con la fe desplegada


C. Bakún 2019

no hay calesita más linda que ésta


no hay calesita más linda que ésta
decorada de manzanos múltiples
habitada por duendes mañaneros
la música rompe al viento como olas
mastica ilesa su esperanza y reza
como si al llorar pariera niños
uno a uno, de a miles
de a millones
pura la vida inmensa se reparte
por las tierras vírgenes de nubes
en que el sol se derrite en las mañanas
no hay calesita más linda que ésta
más inspirada
más calentita de sol y de sonrisas
me la enseñaron unas hadas buenas
que visité una vez y las oí
y desde entonces me quedé a mirar
cómo todo aparece y desaparece en cada vuelta
cómo se escapa la sortija y me río
me rio sin parar
la travesura
me puede me embelesa
ya nada
de lo antiguo y oxidado me atrae
hoy mi libertad no tiene dueño

 C. Bakún 2019

ahora que probé el fruto que temía


ahora que probé el fruto que temía
sé por qué lo temía. Ahora
que fui hasta mí
sedienta de mi alma
sé de sus tesoros lo que ignoré durante años
¿que fueron demasiados?
¿que podría haber sido
esa otra cosa
que siempre nos persigue?
sí, sí, cálmate:
a este sitio que llegaste
a este sitio y sus ríos
y sus frescos manjares
y sus suaves delirios
en este sitio de orgasmos milagrosos
en este lugar sexuado y risueño
estás dulcemente condenada a permanecer
tu espíritu es el sitio que mejor te queda
más al cuerpo más chic
más a tu estilo
no creo que puedas irte
el fruto que probé y temía probar
era yo misma
C. Bakún 2019

Y un día decidís que la felicidad es otra cosa


Y un día decidís que la felicidad es otra cosa que aquello que habías sospechado

algo más simple más bello más hoy por hoy más dulce

y te sorprendés de la abundancia de tus lágrimas de cómo van saliendo de vos para curarte

de cómo lamen la vida y se te atragantan de tan puras de tan sentidas y estás viva de pronto

y en tanta muerte encontrás sentido y sentís que lo que vive aún eso que asoma

entre las ruinas es porque resistió y si está ahí será inmutable

que de pronto las formas que tienen las cosas son verdaderas

que tu sol y tu noche son de lujo

un lujo cotidiano y sostenido

que soñas con cosas que no soñabas

que alguien susurra cuando hace el amor y te lo cuenta maravillada

porque se descubre en cosas que antes no existían

porque su risa es la risa que buscaba pero que no conocía

y hoy se presenta ahí nuevita y deslumbrante y vos que no la esperabas

te asombrás de cosas chiquitas una y otra vez y te llena el alma

eso que aflora y se abre en vos de una vez como esas florcitas silvestres

que al anochecer despliegan su amarillo ante bocas abiertas y un cielo casi inexplicable

y que las ganas de no saber inundan tu horizonte de palabras y que todas tus herramientas

lo duro del trabajo de nombrar las cosas lo tremendo

se fugan para siempre de tu hogar de siemprevivas

que alumbrás hacia afuera y hacia adentro y no llueve

y si llueve y se inunda te reís porque sí porque no tenés ganas de bautizarlo todo

porque te amanecés de no presagios

porque te dan tantas ganas de no saber más nada con los nombres

porque todo es de repente en un poema sin fin que se descubre

que se desnuda

interminablemente


C. Bakún 2019