Visitantes cósmicos de buena voluntad,sean bienvenidos a este lugarcito que albergará poemas, pinturas y toditas cosas que habitan mi alma...


domingo, 16 de febrero de 2014

El artista y su ética - el artista y su obra



Bela Bartok

Como estudiantes de Bellas Artes, nos tocó una vez realizar un trabajo grupal para la materia Ética: ¿existe una ética del arte, o la ética es sólo del artista? ; la conclusión a la que arribó el grupo, después de estudiar las opiniones vertidas por creadores de la talla de Ernesto Sábato y Carlos Gorriarena, es que no existe la ética del arte, pero sí la del artista.


En tal sentido, muchos artistas admirables han sabido conjugar la excelencia estética y la capacidad de conmovernos a través de su creación, con la calidad de su propio accionar en la vida, en el mundo y las circunstancias que les tocó atravesar.
Para muchos, entre los que me incluyo, Federico García Lorca es uno de ellos.
Sin embargo, -y pese a la aversión enorme que me produce la actitud contrastante de un Dalí casi alegre frente al asesinato de quien fuera su amigo, así como su admiración por Franco-, no puedo por ello minimizar y menos aún negar la estatura artística de Salvador Dalí (aún no siendo, -y es sólo una cuestión de gusto personal-, uno de mis pintores preferidos).


¡Y qué decir de Bela Bártok! Diego Fischerman nos cuenta: "El 26 de septiembre de 1945, Bela Bartok  moría en Nueva York. Dejaba inconclusos su Tercer Concierto para piano y orquesta y el Concierto para viola. "Lanzarse a lo desconocido desde lo que es conocido pero intolerable" había escrito cinco años antes, durante el viaje en barco que lo llevaba, junto a Ditta Pásztori, su segunda esposa, y ya enfermo de leucemia, hacia el exilio neoyorkino.Miembro de la Resistencia en su Hungría natal, fueron sus propios camaradas los que lo convencieron de la conveniencia del viaje.Sus obras estaban prohibidas desde 1937 en Alemania e Italia, y en su país desde 1938.El propio Bártok había sido el que, enterado de la política discriminatoria hacia los compositores judíos, atonales o influenciados por el jazz y el music - hall, considerados globalmente como músicos degenerados por el régimen nacional-socialista, pidió ser incluido en la lista."Si Schöemberg, Hindemith y Krenek son degenerados, yo también", fue su sintética conclusión".
Sí: realmente es inevitable admirar ,al menos, cuando no amar, tanto la obra como la vida de estos artistas...

Pero : ¿Y cuando esto no ocurre? ¿Cuando la vida, por lo menos en su faz ética, no concuerda con la obra? ¿Cuando el accionar deja que desear en el plano ético?


Planteado el caso de Dalí, pienso ahora en Carl Orff, a quien acaso tentara como a muchos el régimen nazi, y que como tantos que no mataron ni una mosca, sin embrago adhirieron al mismo. De Orff escribe también  Diego Fischerman:  "Está por un lado la filiación nazi del compositor que, por supuesto, luego de la Segunda Guerra Mundial intentó pasar por víctima y no victimario y que no sólo aseguró no haber sido uno de los ideólogos de la categoría entartete musik (música degenerada) para definir a judíos, atonales, gitanos, jazzistas y comunistas, juntos o por separado, sino que dijo haber llegado a participar en el famoso atentado fallido contra Hitler. Los datos duros indican que sí fue uno de los organizadores de la exposición Entartete Musik, con partituras de los execrados" (... ) Y también: "Carmina Burana corresponde a la serie de composiciones surgidas durante el período nazi y, según dicen algunos estudiosos, originalmente habría sido compuesta –o por lo menos concebida– para la inauguración de los Juegos Olímpicos de 1936, en Munich."

 (fuentehttp://cuentosdelpescador.blogspot.com.ar/2010/11/unisonos.html)

Sin embargo, y pese a las múltiples descalificaciones que ha sufrido esta obra,- y me estoy refiriendo precisamente a Carmina Burana -, descalificaciones que tal vez obedezcan no tanto a razones musicales como ideológicas, muchos incluiríamos su música entre una de las más sublimes creadas por el ser humano.

Del mismo modo pienso en el tortuoso Wagner, -difícil, hasta artero en su vida personal-, y  en el explícito antisemitismo que dejó testimoniado en numerosos escritos...Y sin embargo...¡hasta el mismo Daniel Baremboim desde su propio judaísmo plantea en Israel la rehabilitación de la música de Wagner! Acaso porque es imposible escapar de su embrujo, o tal vez porque la creación adquiere vida propia, porque Tannhäuser no es Wagner: es Tannhäuser.


¿Qué es aquello, -me pregunto-, aquello que se convierte en música o en poesía en el alma de un espíritu cualquiera, no necesariamente en el alma de lo que en apariencia consideraríamos una "buena persona"?
¿Cuál es el misterio que dicta al oído del artista lo más sublime, y cuál esa parte sublime del ser, aquel fino punto de conexión con lo inefable, que es capaz de resistir la miseria, la cobardía, lo abyecto?



"(...)el poeta, al igual que el evangelista, deberá, ante todo, abrirse a lo que viene hacia él sin ser él mismo: la inspiración, la extrema alteridad", nos dice Santiago Kovadloff.


¿Es el espíritu del artista, -expuesto a través de su obra-, algo más elocuente y sin duda mucho más trascendente que su accionar en los demás planos del existir? ¿Por qué razones esa parte no infectada de su ser es capaz de escuchar los dictados del ángel refutando en un solo movimiento musical todo lo omisible de su vida práctica, de la convivencia con sus congéneres en el mundo?¿Qué es aquello que, -como dijera Marechal- , lo define "por altura"?


(Decía una querida y admirada profesora de filosofía refiriéndose a la misoginia de Nietzsche : pásenlo por alto, una cosa es la obra y otra es la vida...vivir no es fácil ...)


Transcribo aquí la cita completa de Santiago Kovadloff, del primer capítulo de su libro "El silencio primordial", refiriéndose a la obra de Rembrandt "El evangelista Mateo inspirado por el ángel": "¿A qué presta atención Mateo? A una voz que le llega de afuera. Mientras calla, el evangelista oye concentrado, no lo que de él mismo proviene sino lo que viene hacia él. Su atención no es comprensiva sino aprehensiva. No entiende; atiende. Esta remota necesidad de representar al hombre agraciado por el poder de expresión como alguien expuesto a una fuerza incondicionada, ajena a su poder y voluntad propios, guarda, a mi ver, relación con la sabiduría y no con el prejuicio o la ingenuidad. Fuera del hombre, más allá de las fronteras de su entendimiento, está la nada, lo real irreductible, según Kant, a las facultades interpretativas de nuestra percepción; lo real no homologable al mundo objetivo; aquello que se resiste al entendimiento bajo el nombre de lo indesignable.
(...) el poeta, al igual que el evangelista, deberá, ante todo, abrirse a lo que viene hacia él sin ser él mismo: la inspiración, la extrema alteridad. Crear será, pues, extraer de la nada; obrar en consonancia con la experiencia que de la nada se ha tenido. Pero la nada, como se dijo, lejos de ser ausencia o vacio, es radical alteridad ‑la de aquello que no se subordina a la condición de objeto y que, por eso, logra hacer sentir el influjo absorbente de su proyección sobre el hombre, revelándose ante él como el contacto con lo trascendente más alto y más hondo que le haya sido dado tener."




Y para concluir, agrego este párrafo de Leopoldo Marechal, también tocado por la gracia, quien en su vida hizo honor a la amistad y a la apertura: amigo de Raúl Gonzalez Tuñón, el poeta marxista y ateo, desde su catolicismo y adhesión al peronismo ; tomado de "Cuaderno de navegación", (Cap VIII, La torre de marfil asediada) :"Las antinomias y oposiciones que desunen a los individuos en un plano de actividad humana, son a menudo irreconciliables dentro del mismo plano en que se dan; y lo serían definitivamente si no existiera un plano superior en que lograran reconciliarse "por altura".Yo te diría, Elbiamor, que uno de tales planos es el del arte, con respecto a cualquier actividad que le sea inferior en jerarquía.Te daré un ejemplo cuya simplicidad enternecería el corazón naturalmente sensible de las tías de Córdoba: ¿qué ideólogos político-sociales, divididos a muerte, no se reconciliarían, fuera de su litigante asignatura en una sonata de Beethoven, en un cuadro de Hieronimus Bosch o en un drama de Shakespeare? Elbiamor, el arte se parece mucho a un Paraíso donde los hombres logran unirse "por arriba" si están divididos "por abajo".Y te juro por el bonete de Pitágoras que si los hombres, en su locura niveladora,llegasen a destruir tan saludable jerarquía, destruirán también ese paraíso de la unificación posible, y se irán todos juntos al infierno".


Leopoldo Marechal

4 comentarios:

  1. La alegría de volver a leerte, Claudia. Gracias.
    Menudo tema el que nos estás presentando. En cierto modo me siento interpelado, salvando, desde luego, las enormes distancias con esos creadores admirables. En ética, creo, es imprescindible la grandeza, un alto grado de comprensión, una actitud superadora, calidad humana, no solo para mantenerla en vida y obra, sino, además, para poder asimilar en un plano supremo las diferencias irreconciliables, como los ejemplos dados. Algo, quizás, poco frecuente, pero que, sin embargo, irradian lo mejor de la especie toda vez que se consuma.

    Un gran abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  2. siempre presente, mi amigo!!! el gusto es mío de volver a verlo! Y sí, yo también me siento interpelada, y no es que me sienta a la altura de tocar semejante tema, pero me le arrimo con respeto...algunas reflexiones que siempre me suscitaron estas cuestiones.¡Me alegra que te haya llegado! un abrazote!!!

    ResponderEliminar
  3. Querida Claudia. La vida esta llena de claroscuros. No todo es blanco o negro. No podemos, ni debemos, juzgar a los demás sin juzgarnos a nosotros mismos. Y no es fácil. Imagino que la viste, pero si no lo hiciste, disfruta de "Everything is illuminated", donde trabaja Elijah Wood. Todos nosotros tenemos un pedazo de Trachimbrod en un rincón de nuestra alma. Te mando un gran saludo y seguí desde tu rincón desparramando luz. Sergio Bargas

    ResponderEliminar
  4. Gracias Sergio! Haré lo posible por ver la película! Muchas gracias por tu comentario y te mando un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar